Paladar Blando Elongado

“Paladar Blando” no es una enfermedad ni un problema, todos los perros, incluso los humanos, tenemos paladar duro y paladar blando en nuestra boca.

El paladar blando se encuentra en la parte superior de la parte posterior de la boca, detrás de los dientes, y su función es colaborar en la deglución y respiración, es decir, modifica la abertura de los tractos digestivo y respiratorio respectivamente. Básicamente, permite que no entre líquidos o comida en el tracto respiratorio.

Aclarado esto, ¿cuál es entonces el problema que tienen algunos braquicéfalos?

No es cierto que todos los braquicefalos tengan el paladar blando elongado (alargado), existen perros completamente normales, sin embargo, es algo hereditario, por lo que si operas a tu perro y lo cruzas, sus hijos lo tendrán, sus nietos, bisnietos, y es así como se ha generalizado como “normal” que todo braquicefalo tenga problemas respiratorios, cuando no lo es y puede evitarse con un riguroso plan de cría.

No obstante lo anterior, ¿cómo puedo saber si mi perro tiene elongado o alargado el paladar blando? ¿le abro la boca y le miro? ¡No!, no se puede observar con el perro despierto, los músculos de la parte posterior de la boca suelen cerrarse cuando abrimos la boca lo que nos impide ver más allá del paladar duro. Por eso nunca confíen en un veterinario que abre la boca de tu perro y te dice que debes operar.

La única forma real de confirmar que tu perro tiene el paladar blando elongado es sedándolo, completamente dormido se puede observar.

Sin embargo, sin observar el paladar, hay signos que pueden darnos indicios de que algo ocurre, pero aveces estos mismos signos no corresponden al paladar, sino que a la traquea, corazón y pulmones, y es fácil confundirse.

Te dejaremos a continuación signos de alerta que podrían indicar que tu perro podría tener el paladar blando elongado, una estenosis o hipoplasia tráqueal, o una neumonía crónica (que suele ir de la mano con la estenosis) o incluso un problema cardiaco:

  • Si tu perro jadea constantemente, aun cuando no hace calor ni está en movimiento.
  • Si al poco rato de caminar o correr comienza con una respiración sucia, como con flemas.
  • Si su respiración normal estando despierto es con ronquidos.
  • Si observas constantemente su lengua en forma de U o encorvada hacia adentro.
  • Si suele vomitar cuando se agita (aunque sea muy poco).

En estos casos lo ideal es primero realizar una radiografía de tórax y traquea. Si tórax y traquea están normales, es muy probable que sea paladar. Ahí habrá que sedarlo para confirmar el diagnostico, y proceder a operar.

La operación debe realizarse con electro bisturí para evitar el sangrado excesivo, la idea es que mientras se corta el excedente, se vaya cauterizando para hacer mucho más rápida la recuperación, es bastante similar a una operación de amígdalas en humanos.

También es fundamental que quien opere, haya realizado esta operación muchas veces. Conocemos muchísimos casos de perros a quienes se les corto en exceso el paladar, lo que deriva en que gran parte de lo que el perro come y bebe termina en los pulmones, teniendo como consecuencia una neumonía crónica, disminuyendo la expectativa y calidad de vida de ese perro.

Otros casos en que se corta muy poco, y el perro sigue en las mismas condiciones que antes de operar.

Por eso, siempre busquen veterinarios experimentados en braquicefalos, que lleven muchos años realizándolas. Si donde vives no hay, es recomendable viajar a Santiago o el lugar más cercano que tenga veterinarios con experiencia.

Esta es una operación que la experiencia es la única que te entrega el conocimiento para realizarla bien, y nadie quiere que aprendan con el perro de uno.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.