Cuidados de la Cola

Varios de ustedes nos han contactado realizando consultas sobre problemas en la cola de sus gordos.

Intentaremos abordar este tema de la forma más pedagógica posible, porque es muy importante que todo dueño de bulldog esté al tanto de este tema.

Probablemente muchos de ustedes han visto a sus perros haciendo el “baile del bulldog”, donde estando sentados comienzan a tambalearse.

Al consultar con los veterinarios, lo más normal es que les indiquen que pueden ser parásitos ya que al revisar a simple vista todo se ve bien, claro, porque el problema está en las profundidades de la cola.

La cola del bulldog

Lo primero que deben saber es que todo bulldog tiene cola, de aproximadamente unos 10 centímetros de largo, solo que a algunos se les ve porque está extendida, y otros las tienen enrolladas como cerditos.

Aquellos perros que tienen la cola extendida o en forma de zanahoria suelen tener menos problemas en esta zona, ya que al estar extendida permite la correcta ventilación de la zona, versus las enroscadas que se encuentran muy apretadas.

Ahora bien, nos centraremos en el segundo tipo de cola: la enrollada. Dentro de este tipo de colas, también existen diferencias.

Los veterinarios le llaman cola encarnada a toda cola enrollada, pero acá nos referiremos como cola encarnada solo a aquellas que la punta de la cola está orientada hacia adentro, hacia los glúteos del perro.

La siguiente foto corresponde a un bulldog al cual se le afeitó la zona posterior de la cola para poder realizar limpieza debido a una infección en la parte inferior de la cola. Esta fotografía nos permite ver la cola en toda su extensión observando incluso la punta. 

En este caso, la punta de la cola no esta encarnada ya que está orientada hacia afuera.

Si al tocar la cola de nuestros perros, sentimos que la punta de la misma está apuntando hacia los glúteos, esa cola crecerá en esa dirección perforando la piel de los glúteos, produciendo una infección difícil de controlar, ya que la herida nunca cerrará debido a que la cola continúa produciendo la lesión.

A lo anterior le llamaremos nosotros cola encarnada, cola que está perforando la piel.

Cuando un perro tiene este tipo de cola, deberemos operar de inmediato, idealmente con veterinarios que hayan realizado muchas veces esta cirugía. Esta operación es muy dolorosa para el perro, incluso para el bulldog que tiene un umbral del dolor muy alto, y el postoperatorio no es simple debido a que debemos realizar curaciones y limpieza, pero es la única solución. 

Mi perro no tiene la cola encarnada pero está infectada.

Aunque la punta de la cola no apunte hacia adentro, es muy fácil que los bulldogs generen una infección en la cola, esto debido a la humedad de la zona, piel muerta y pelos que botan. Comienzan a generarse hongos que primero eliminan el pelo y luego rompen la piel, pasando posteriormente a una infección.

Ese baile del bulldog que compartimos más arriba es la primera señal de que algo está ocurriendo en la cola, al perro le pica y esa es la única forma que tiene de rascarse.

Tanto perros con cola extendida como enroscada pueden verse expuestos a esta infección, sin embargo, los segundos son los más propensos.

Perros con cola extendida suelen generar humedad e irritación sólo en la parte baja de la cola, la más cercana al ano, ya que ahí es donde se encuentra apretada.

Pero perros con colas enroscadas suelen generarlo en todo el contorno.

Tal como se aprecia en la imagen, toda esa zona debajo de la cola es bastante profundo de unos 3 a 4 centímetros, y nosotros rara vez o nunca nos hemos metido en esa zona, ni para limpiar ni para revisar.

¿Como lo soluciono o lo prevengo?

Nuestra experiencia de muchos años con bulldogs nos ha demostrado que la única solución para evitar que perros con cola enroscada generen infecciones no es la operación.

Como comentamos previamente, es una cirugía demasiado dolorosa, que no quisiéramos que ningún perro pase por ella, sin embargo, es la alternativa que ofrecen los veterinarios ya que es difícil confiar en que los dueños estarán permanentemente limpiando y cuidando la zona.

Pero nosotros tenemos una alternativa que requerirá de nuestra intervención con suerte una vez al mes.

  • Paso 1: Cuando bañes a tu perro o lo lleves a bañar (si no se especializan en la raza), diles que deben lavarle la cola. Introduce tus dedos hasta el final y lava bien esa zona, sacando todo el pelo muerto que seguro te encontraras apelmazado y café. Puedes utilizar jabón de clorhexidina si quieres o si ya existe la infección.
  • Paso 2: Cuando hayas secado todo el perro con secador, enfócate en su cola. Rápidamente verás como tu perro agradece que le tires aire en esa zona. Con el secador tibio o incluso frio, seca hasta que al meter una toalla de papel ésta salga completamente seca y puedas separar cada pelo de la base de la cola. Este procedimiento toma alrededor de 20 minutos (solo en secar la cola).
  • Paso 3: Una vez que ya este completamente seca la cola, aplicarás talco, nosotros preferimos el de la marca “Perfungol”, ya que sus componentes son muy efectivos contra la malassezia (el tipo de hongo que aparece en esa zona), pero si donde vives no hay, puedes utilizar cualquiera para pies humanos, esto permitirá mantener la zona libre de humedad. Deberás asegurarte de aplicar en absolutamente todo el contorno de la cola hasta bien adentro, la idea es que al introducir los dedos solo sientas polvo, si sientes una especie de masa tipo maicena, quiere decir que había quedado húmeda la zona. De ser así, deberás sacar esa masa con una toalla de papel y volver a aplicar.

Esto mantendrá la zona libre de humedad incluso por meses, hasta que el perro vuelva a mojarse. 

Recuerden revisar permanentemente la cola de sus gordos, les aconsejamos utilizar guantes, ya que el olor cuesta sacarlo de las manos, y si los ven bailando, ¡no es lindo! Le pica la cola.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.