La preñez en hembras

Nos han llegado muchas consultas solicitando información sobre el proceso de preñez de las hembras. Es importante que todo propietario se informe y se equipe con todo lo necesario para este importante y hermoso proceso.

El embarazo de las hembras dura alrededor de 60 días. En ocasiones éstas comienzan con trabajo de parto antes de esa fecha, ya sea porque son demasiados cachorros, o como consecuencia de algún episodio de estrés.

1. Lo primero que debemos hacer es planificar la cruza con tiempo.

Idealmente un mes antes del celo es recomendable suministrar diariamente ácido fólico en las hembras, con la finalidad de evitar mal formaciones en los cachorros. Este suplemento debe ser administrado hasta el día del parto o cesárea. A partir del primer día del celo hasta días después del parto o cesárea no es aconsejable bañar a la hembra

2. Tener un registro en una agenda o cuaderno las fechas de cada monta o inseminación.

Con esta información podemos calcular la edad fetal aproximada de los cachorros y estimar una posible fecha de parto o cesárea.

3. Administrar vitaminas y cambiar alimento

Una vez terminado el ciclo de montas o inseminaciones, se debe asumir que ésta se encuentra preñada, por lo que se continúa con la administración del ácido fólico, y se añaden vitaminas que incluyan calcio, las más utilizadas son Doguivit Cachorro, que además de calcio, le proporcionan vitamina B1, B6, B12, A, D, E, fósforo, magnesio y yodo, zinc, potasio, hierro y magnesio entre otros.
Paralelamente se le debe cambiar el alimento de adulto a uno de cachorro. Aquellas razas que regularmente consumen alimento para raza grande o que trae condoprotectores, deben cambiárselo a raza mediana o pequeña. Pese a que no hay resultados concluyentes que demuestren que los condoprotectores son negativos para la preñez, existen algunos científicos y veterinarios que la consideran como uno de los posibles responsables de la gran cantidad de cachorros anasarcas que nacen especialmente en razas como los bulldogs.

4. Ecografía de control

A los 30 días de la primera monta o inseminación, debemos realizar una ecografía. Idealmente ésta se debe realizar en el domicilio del perro, de manera de evitar cualquier tipo de estrés. Es importante que se haga con un especialista que posea máquinas idóneas para tal proceso. En este procedimiento se confirma o descarta la preñez de la hembra, y se estima la edad gestacional de los cachorros. Generalmente el veterinario indica la cantidad de cachorros que se aprecian en la hembra, pero este número nunca es exacto. Es recomendable solicitar al veterinario revisar el estado general de la hembra además de los cachorros.

5. Ecografía de parto

En la actualidad muy pocas personas solicitan ecografías de parto, y por desgracia, los veterinarios tampoco lo hacen. Esta es la ecografía más importante ya que nos indica con un menor grado de error la fecha real de parto. La importancia de esto es principalmente en los cachorros que nacen por cesárea, ya que extraerlos antes de tiempo puede significar cachorros inmaduros en términos intestinales y respiratorios, lo que probablemente les provocará la muerte a los pocos días de haber nacido, y extraerlos después puede significar un parto natural de la hembra, con todas las consecuencias que aquello conlleva, o sufrimiento fetal de los cachorros.

Ambos escenarios son muy desalentadores, por lo que es de suma importancia realizar esta última ecografía.
Recuerda tomar a diario la temperatura de tu hembra. Esto se realiza por vía rectal, y lo normal en cualquier perro es de 38° a 38,8° un incremento o descenso es síntoma de que algo anda mal. Cuando las hembras están en trabajo de parto, su temperatura comienza a descender alrededor de los 37°, incluso 36,8° en algunos casos. Este síntoma significa inmediatamente que hay que prepararse para el alumbramiento o llevarla al veterinario para prepararse para una cesárea.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *