Celo en hembras

¿QUÉ ES?

El celo es un proceso natural en todas las perras que marca el comienzo de la ovulación de las hembras con la finalidad de atraer a los machos para poder reproducirse. 

¿A QUE EDAD OCURRE?

El primer celo puede ocurrir en cualquier momento entre los 6 y los 12 meses de vida.
Dentro de este rango de edades lo consideramos como normal. 
Sin embargo, si tu perra tiene más de 12 meses y aun no le ha llegado el celo puede significar dos cosas:

La primera es que existe algo llamado “Celo Silente”, que es cuando una perra realiza todo el proceso de ovulación normal pero no mostró síntomas como hinchazón de la vulva o sangrado, por lo que pasa desapercibido para sus dueños. Esto ocurre porque las perras a diferencia de las mujeres no menstrúan, sino que el sangrado se cree que se produce por el aumento de la irrigación sanguínea del útero y la vulva, por lo que puede que esta irrigación no produzca sangrado.

La otra alternativa puede ser un quiste o malformación de algún órgano reproductivo. 

Lo ideal es que si tu perra ha cumplido los 12 meses y crees que aun no ha tenido su primer celo, consultes con tu veterinario, quien probablemente solicitará exámenes, dentro de los cuales uno de los más importantes es la ecografía.

¿CON QUÉ FRECUENCIA OCURRE?

Lo “normal” es que toda perra entre en celo cada seis meses. Sin embargo, al igual que en los humanos, existen perras que tienen celos irregulares. 

Hay especialmente bulldogs que les llega el celo cada cuatro meses, y otras que les llega cada siete o más.

Si tu perra tiene celos irregulares, es importante que la lleves a un especialista en reproducción para que revise cuál es el motivo por que cual ocurre esto.

De todas formas, no te alarmes, existen muchos casos en que todo está en perfecto orden y la hembra es irregular, pero es importante descartar cualquier problema.

¿CUÁNTO DURA CADA CELO?

El celo dura aproximadamente dos semanas, alrededor de quince días, sin embargo, hay hembras que les dura cinco días y otras que les dura casi un mes.

SÍNTOMAS

Normalmente descubrimos que nuestra perra entró en su primer celo porque comenzamos a ver pintitas de sangre en el suelo, o manchan su cama o un sillón. 

Los síntomas más comunes son:

  • Inflamación de la vulva.
  • Sangrado de la vulva.
  • Orinar varias veces al día.

Otros síntomas menos comunes:

  • Falta de ánimo, desgano.
  • Falta de apetito.

En este sentido, es muy fácil identificar cuando nuestra perra entró en celo, pero también es fácil que confundamos el celo con otros problemas que son importantes de diferenciar:

En varias ocasiones nos contactan personas indicando que su perra terminó el celo hace poco pero ahora volvió a sangrar. Aquí es donde debemos encender las alertas y no confundirnos. 

El sangrado del celo es constante y ocurre cuando la hembra está durmiendo, sentada, parada, caminando, etcétera. Pero si, por el contrario, la hembra solo sangra cuando orina, lo más probable es que tenga algún problema en la vejiga o los riñones (vaginitis, cistitis, cálculos, etcétera). En ese caso siempre hay que acudir al veterinario.

EDADES DE MADURACIÓN SEXUAL

Al igual que en las mujeres, la llegada del primer celo no es indicador de madurez reproductiva. Ninguna perra puede cruzarse en su primer celo, y es deber de cada dueño velar porque no existan accidentes en este sentido, de lo contrario, sería similar a una niña que está en crecimiento y quede embarazada.

Es fundamental respetar las edades de maduración de cada hembra.

Los perros de raza mediana y pequeña alcanzan su madurez sobre los doce meses de vida, y se recomienda que no se crucen hasta los quince.

En el caso de los perros de raza grande, dentro de los cuales está el bulldog, la edad de maduración es a los dieciocho meses, y se recomienda no cruzar antes de los veinticuatro.

CONSEJOS PARA SOBRELLEVAR ESTA ETAPA

A esta altura, ya habrás notado que tu bulldog no alcanza a lamerse la vulva, por lo que la zona es basicamente un desastre de sangre fresca y seca, lo que suele emitir un olor poco agradable.

Es en este punto que muchos dueños suelen preguntar si pueden bañar a su perra, y la respuesta no tiene relación con el baño mismo, sino que con los cuidados de la vulva.

El celo en las perras tiene cuatro distintas etapas:

  1. Proestro: Comienzan con el sangrado y se inflama la vulva, por lo que suelen orinar mucho más. A pesar de que atraen a los machos, no permiten que éstos las monten.
  2. Estro: La vulva se vuelve muy receptiva al tacto, observando que la hembra se vuelve receptiva a los machos. Normalmente la sangre es menos líquida.
  3. Diestro: Comienza cuando la hembra vuelve a rechazar a los machos. Sigue sangrando y atrayéndolos, pero ya no está receptiva.
  4. Anestro: Es el nombre que tiene el proceso de inactividad sexual entre celo y celo. 

Durante el celo en las perras se produce una apertura del cuello del útero y que finalizado el celo se cierra. Esta apertura es la que produce los mayores riesgos de contraer infecciones uterinas, ya que al cerrarse, la concentración de bacterias genera una infección que se transforma en piometra y puede costarle la vida a tu perra.

La vulva de las perras suele tener bacterias buenas que la protegen de patógenos externos. Cuando nosotros bañamos a nuestras perras, y lavamos su vulva con shampoo o jabón, o incluso con toallitas húmedas, estamos eliminando estas bacterias buenas, dejando la puerta abierta de par en par para que ingrese una infección.

Por lo que el baño no es el malo siempre y cuando la vulva solo se lave con agua.

Otro consejo útil, es que si vas a utilizar calzones de celo, evites utilizar protectores femeninos, y optes por emplear gasa estéril. Esto evitará el exceso de humedad y la proliferación de bacterias. Además el flujo de sangrado de las perras es mucho menor que el de una mujer, debido a que, como ya mencionamos, no menstruan.

Finalmente, pese a que hay perras que parecen sentirse mal en este periodo, ya que en teoría las hembras debiesen volverse más regalonas y tiernas, esto no ocurre porque se sientan mal. Por lo tanto, evita darle cualquier anti inflamatorio o remedio auto medicado, ya que no lo necesita y ningún veterinario te lo prescribiría. 

Comments
  • Sandra dijo:

    Mi perrita bulldog ya tiene 3 años y 9 meses y no he notado su celo. Pues no ha sangrado desde el noviembre o diciembre del año pasado nunca la he cruzado y no quiero hacerlo
    Estamos super encerradas no salimos ni a pasear por la pandemia sera que esta estresada ? Y por eso no ha tenido celo si anda bien candensiosa con unos cojines ….que hago me recomienda cruzarla

    • Bulldogit dijo:

      Estimada Sandra:
      De diciembre a la fecha han pasado justo 6 meses. El celo llega cada 6 meses por lo que es muy pronto para decir que aun no le ha llegado.
      Si en agosto no le ha llegado, podrías realizar una ecografia para identificar si hubo ovulación. Si lo hubo, entonces se trataría de un celo silente, donde ocurrió pero no sangró.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.