Cuarentena ¿Me aburro?

La cuarentena por Covid-19 ha sido un proceso largo, para el cual no estábamos preparados y que ha sido especialmente difícil para nuestros perros, especialmente para aquellos más jóvenes y activos.

En todo el mundo las instrucciones para sacar a pasear a nuestras mascotas son cada vez más restrictivas y no tenemos cómo explicarles a los perros que ya no pueden salir al menos una vez al día por una o dos horas.

Durante este tiempo hemos recibido correos y llamadas de teléfono de dueños muy preocupados porque lo anterior ha llevado a sus perros a situaciones destructivas, ansiedad e incluso agresividad, por lo mismo, acá les dejamos algunas alternativas para canalizar la energía de nuestras mascotas en espacios reducidos.

Alternativas

Una de las mejores alternativas que podemos utilizar es cansar mentalmente a nuestros perros por medio de juegos que requieran la utilización de su mente para obtener alguna recompensa.

¿En que consiste?

Lo primero que debemos entender es que todos estos juegos se realizaran por medio del Condicionamiento Operante, el que consiste en premiar al perro con algo muy rico cuando realice lo que le estamos pidiendo, por ejemplo, puede ser un snack comprado, un pedazo pequeño de pollo cocido o jamón. A esto se le llama refuerzo positivo.

¿Cómo lo enseño?

Luego de que hayamos decidido qué juego queremos realizar, debemos explicárselo al perro. Para ello premiaremos cada vez que realice lo que le hemos solicitado, o incluso, cuando sólo “este cerca” de la conducta. Es muy similar a cuando le escondemos algo a los niños y les decimos “está frío” cuando están lejos o “esta caliente” cuando están cerca. En este caso premiaremos siempre que esté cerca.

De esta manera el perro se interesará cada vez más en descifrar qué es lo que le estamos pidiendo.


Es importante que cuando premies, des trozos muy pequeño, ya que si das grandes cantidades, el perro estará satisfecho antes de que termine el juego.

No te frustres

La rapidez de cada perro por comprender de qué se trata el juego dependerá de sus experiencias, así como de qué tan bien estés realizando el refuerzo positivo, sin embargo, aunque tu perro no llegue al objetivo, el sólo hecho de intentarlo hará que su mente trabaje mucho más de lo normal, y por lo tanto se libere energía de una forma positiva.

Por otro lado, aunque tu perro no lo logre, no es tiempo perdido, ya que además de gastar energía, estás fortaleciendo enormemente el vínculo afectivo y comunicacional que tienes con tu mascota.

Tipos de juegos

A continuación, te dejaremos dos juegos muy fáciles de enseñar.

Pero primero que todo, intenta inventar alguna seña que signifique “el juego ha terminado”, puede ser golpetearse ambas manos, aplaudir u otro. Esto servirá con el tiempo para que el perro comprenda que existen momentos de juego.

1.- Juegos de Olfato:

Podemos encontrar en Google muchos juegos de olfato para perros, y esto está basado en la premisa básica de que es el sentido más desarrollado que tienen. 

En este caso, comenzaremos con uno muy simple que es “El juego del Trile”, o lo que en Chile conocemos como “Pepito paga doble”.

  • Primero escogeremos tres vasos plásticos, mismo color, misma forma. Idealmente plástico duro para que no se muevan con el aire cuando el perro pasa.
  • Intentaremos siempre colocar el premio en el mismo vaso, para que los otros no cojan el olor del premio y así evitar confundir al perro. En principiantes se puede agujerear el vaso para facilitar la llegada del aroma.
  • Se puede comenzar mostrándole al perro cómo escondo el premio en el vaso y luego los muevo para que no sepa en cuál está.
  • Una vez que el perro comprenda el juego, puedes cambiar los colores y formas de los vasos, así como agregar mayor cantidad.

2.- “Toca”

Este juego consiste en que el perro toque con la nariz un objeto y obtiene un premio.

  • Primero seleccionaremos el objeto que el perro deberá tocar, puede ser un balón, un cono deportivo, un peluche, una campana, puede ser prácticamente cualquier cosa.
  • Una vez escogido el objeto se premiará al perro cada vez que esté cerca de éste (idealmente utilizando además del snack, un clicker o haciendo algún sonido único).
  • Rápidamente el perro entenderá que el objeto tiene relación con el premio. Cada vez iremos poniéndoselo más difícil y ya no premiaremos el “cerca” sino que cualquier interacción que tenga el perro con el objeto (aunque sea sólo un roce).
  • El perro comprenderá que tocando el objeto obtiene un premio y cuando esto ocurra podemos pasar a la fase 2.
  • El siguiente paso es dejar el objeto a una distancia mayor de nosotros, de esa manera el perro deberá ir hasta donde está, tocarlo, y volver por su premio.
  • IMPORTANTE: Para que este juego funcione por mucho tiempo y sea entretenido para el perro, el objeto escogido nunca debe estar al alcance del perro cuando ya no se esté jugando, ya que sería injusto que lo tocara y ya no obtuviera ninguna recompensa.

Todos estos juegos pueden complementarse con instrucciones básicas como “sentado” o “quieto”, ya que enseñar estas órdenes también ayudan a liberar energía.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.